Crítica El Resplandor; Nicholson máximo

8/10

Una de las películas más pobres en cuanto a guión se refiere pero una más que notable película del género de terror que se ha hecho en los últimos treinta años. De hecho, podríamos decir que finalizó con una saga de cintas como El Exorcista o Carrie, una serie de terror setentero que marcó a toda una generación. No obstante, estamos ante un trabajo más que decente del director Stanley Kubrick.
Basada en la novela de Stephen King, no contó con el beneplácito de su autor en ningún momento al contrario de lo que pasó con Carrie, la cual tuvo a King como uno de los principales benefactores e incluso llegando a consultar de vez en cuando el estado del guión para ver como iba. Stephen King es uno de los autores más adaptados al cine y es completamente normal que tenga la necesidad de salvaguardar lo que ha escrito cuando se quiere adaptar a la gran pantalla.
Después del poco éxito que tuvo Barry Lyndon, Kubrick necesitaba un gran éxito para volver a estar al día. Se le presentaron una serie de libros y decidió escoger la novela El Resplandor. Stephen King había preparado un guión para la película en el cual el espectador se identificaba en el punto de vista del personaje principal cosa que al director le desagradó puesto que lo que realmente quería era mantener una distancia emocional entre las distintas partes. En El Resplandor, al igual que en otras obras de Kubrick, el centro de la película lo constituye una familia totalmente desestructurada aunque parezcan unidos y hagan comunión unos con otros.
Sin embargo, y a diferencia de otras películas, los líos de guión brillan por su ausencia y Kubrick convierte El Resplandor en una sencilla película en la que la premisa principal es: un escritor al que la inspiración le abandona se vuelve loco e intenta matar a su familia. No hay más.
Sin embargo veremos que el nivel de terror aumenta o disminuye a medida que transcurre el metraje. El protagonista, Jack Torrance, comienza a sentir como el hotel que está guardando empieza a ser fuente de su locura. Y es que a través del conocimiento de la existencia de sucesos extraordinarios dentro del hotel, los espíritus de las personas que los cometieron comienzan a poseerle y a ordenar sobre él. De esta forma, Torrance acaba siendo víctima del hotel y quiere convertir a su familia en sus propias víctimas. En segundo lugar está Danny, el hijo de Jack, el cual ve durante toda la película una serie de apariciones y va descubriendo que el hotel tiene poderes sobrenaturales. Además, él mismo también es poseedor de un extraño poder que comparte con el viejo encargado de la cocina con el cual se comunica cuando hay algún peligro. Por último, Wendy, la esposa de Torrance, es la última en enterarse de todo. Ella es la que se preocupa por la comida, por la casa, por su familia y desata su locura cuando su marido intenta asesinarlos.
A pesar de vivir los tres miembros de la familia juntos, es una unión simulada. Es pura fachada. Torrance, en ningún momento, le confiesa a su hijo algo que es base para entender las visiones de Danny: él también tuvo esos poderes que ahora atormentan al niño. No hay comunicación entre ellos. Las respuestas se limitan a sí o no.
Si hacemos mención al apartado técnico, Kubrick nos despliega de nuevo sus poderes con la cámara haciendonos ir detrás de un triciclo en el que se ha convertido en uno de los travelling más famosos de la Historia del Cine. Además, la escena en la que Jack persigue a su hijo a través del laberinto fue rodada con una SteadyCam, un sistema novedoso en la época que permitía más libertad de movimiento tanto para la cámara como para el operador. Ya no había que estar atado a la silla para rodar una escena.
Pero sin duda ninguna lo que realmente merece un lugar en esta crítica es el apartado artístico. Como Jack Nicholson puede ser tan retorcidamente paranoico y salir indemne o como Shelley Duvall puede tener la fuerza necesaria para enfrentarse a Nicholson. Y en medio un niño al que poco volvimos a ver en el cine y que actualmente se dedica a enseñar a los propios críos para hacer una película. Por el contrario, Duvall ha tenido una carrera dilatada aunque sus proyectos no pasan de mediocres y fundamentalmente ahora, producto televisivo para las sobremesas. Jack Nicholson, el gran acierto de la elección de casting y que a mi particularmente es un actor que me gusta bastante. Su histrionismo hizo que su papel en El Resplandor fuese tan sumamente excelente que el peso de la película caía sobre él, algo de lo que salió muy reforzado. Y es que ¿quién no se acuerda de la escena del hacha cuando Nicholson intenta matar a su mujer y pone su cara en la puerta diciendo "Aquí esta Jack"? Son escenas que uno va guardando en su memoria y que confeccionan una red de escenas que proporcionan grandes momentos de satisfacción a todos los que nos gusta el cine.
Aunque parezca sorprendente, Kubrick era de esos directores que se ocupaba personalmente del doblaje de sus películas a los idiomas en los que fuera a comercializarse. En España escogió al director Carlos Saura como encargado del doblaje y a Verónica Forqué para doblar a Shelley Duvall, una decisión para muchos errónea que ha convertido a este doblaje en uno de los más pésimos de la Historia del Cine.
Sin embargo, lo que a todos nos gustaría saber es que pasó realmente con Jack Torrance. ¿Por qué aparece en el cuadro de la escena del final en el año 1927? Es un debate abierto y las teorías son muchas. Aquí es donde yo les animo a todos a ver la película y que busquen su propia teoría, que realmente merece la pena. Es una película intensa, pero por favor, activen el audio en inglés y se librarán de escuchar una desagradable "voz de pito" que afea considerablemente la película. Si lo hacen y encuentran su teoría, compartanla con nosotros. Estaremos encantados.
Y por favor, si alguna vez tienen ocasión de ver el contrapunto que tejió Matt Groening en un episodio de Halloween de Los Simpsons, no se lo pierdan. No tiene precio. El nombre: El Resplandior.

3 comentarios:

  1. Peliculón!!!!!!! Por cierto, no he visto todavía Shuuter Island, pero he escuchado muchas comparaciones con esta cinta. Miedo me da imaginarme el final...a ver si la veo pronto.

    ResponderEliminar
  2. EN ESTA DIRECCIÓN PODÉIS VER QUE QUERÍA DECIR STANLEY KUBRICK EN LA PELÍCULA…
    http://www.youtube.com/watch?v=zeoBDsphDiY&hd=1

    ResponderEliminar
  3. Kubrick era de los mejores directores de cine de la historia, o eso creo yo, siempre llenaba sus películas con símbolos, yo la vi recién en hbo go en eso d ever películas por internet, porque arruiné el dvd de tanto verla jaja, y me parece que es de las mejores películas que hizo, junto con la de Lolita.

    ResponderEliminar